Para los consumidores, la pornografía puede parecer un mundo fantástico de placer y excitación interminables. Pero, para los que se involucran en la creación de pornografía, las experiencias están inundadas de drogas, enfermedad y abuso.

Fight the New Drug tuvo la oportunidad de conocer a Jessica, una ex actriz porno quien trabajó en la industria por diez años. Tras convertirse en una de las actrices más conocidas de la industria, y experimentar un ciclo interminable de alcoholismo y drogadicción, seguido de varios intentos de suicidio, por fin llegó al fondo.

Mire la historia de Jessica para ver los efectos dañinos de la pornografía desde la perspectiva del actor. Aprenda cómo la carrera pornográfica de Jessica la llevó al abuso de sustancias, intentos de suicidio, actitudes negativas sobre el sexo, y cómo casi arruinó su vida.

La pornografía no es nada inofensivo. No para el espectador, y no para el actor.