Mark fue expuesto a la pornografía por un canal de televisión cable cuando tenía solo 8 años. Para cuando cumplió los 12, ya veía pornografía dura en línea frecuentemente, y se consideraba adicto. Cuando un niño es expuesto a pornografía dura, y sigue viéndola con frecuencia durante muchos años después de la experiencia inicial, los efectos dañinos pueden perjudicar su salud mental y sexual.

La historia de Mark es muy común entre los jóvenes por todo el mundo. Al compartir este video, podemos correr la voz de que la pornografía no es entretenimiento inocente, y dar esperanza a los que están actualmente bajo su influencia.